sport, clock, jogging-3874743.jpg

Desmitificando el momento ideal para entrenar

A lo largo de más de dos décadas asesorando a deportistas de todos los niveles, he identificado un obstáculo recurrente en el camino hacia el desarrollo: el concepto del ‘momento ideal’. Aunque tentador, este concepto puede convertirse en una barrera significativa, especialmente para aquellos que deben equilibrar compromisos laborales, familiares, académicos y otros imprevistos

Es común encontrar a personas que prefieren no entrenar si no tienen el tiempo completo planificado para una sesión, o aquellos que renuncian a su entrenamiento si no pueden hacerlo en un entorno ideal. Sin embargo, lo crucial no es tanto el tiempo dedicado a un hábito, sino la consistencia en su práctica.

Realizar algunas sesiones adaptadas en condiciones menos que perfectas es siempre preferible a dejar de entrenar por completo. No adaptar el entrenamiento debido a la falta de tiempo puede resultar en sesiones demasiado extensas y riesgosas, creando un patrón poco sostenible.

La capacidad de adaptación y la acción repetida son fundamentales. Pasar demasiado tiempo planificando el momento ideal puede llevar a la parálisis y a una constante insatisfacción. Es importante recordar que un objetivo es una dirección, no un destino, lo que nos permite centrarnos en el proceso y la práctica diaria.

Para la mayoría de nosotros, es más efectivo enfocarse en la acción que en la planificación del entrenamiento ideal. Aquellos que buscan un entrenamiento ideal pueden dejar esa planificación en manos de un profesional y concentrarse en la ejecución.

Tanto el tiempo como las condiciones no deben ser limitaciones para entrenar, sino oportunidades para encontrar soluciones creativas. Incluso unos pocos minutos de entrenamiento pueden acercarnos un paso más hacia nuestros objetivos.

Consejos para Superar la Barrera del «Momento Ideal»:

  1. Establece Objetivos Flexibles: En lugar de fijarte en un plan rígido, define metas adaptables que te permitan ajustar tu entrenamiento según las circunstancias.
  2. Prioriza la Consistencia: La constancia en la práctica, aunque sea en pequeñas dosis, es clave para el progreso a largo plazo.
  3. Adapta tu Entrenamiento: Aprende a modificar tu rutina según el tiempo y los recursos disponibles, sin comprometer la calidad del entrenamiento.
  4. Enfócate en la Acción: Pon más énfasis en la ejecución que en la planificación. La acción constante te llevará más lejos que la búsqueda del momento perfecto.
  5. Busca Apoyo Profesional: Si necesitas ayuda para diseñar un programa de entrenamiento efectivo y adaptable, considera la asesoría de un entrenador profesional.

Recuerda, el progreso constante es esencial para alcanzar tus objetivos. No dudes en contactarme si tienes alguna pregunta. ¡Adelante, siempre adelante!

Fede Fader


Si te encuentras buscando un enfoque sostenible para tu entrenamiento, te invito a explorar mis servicios de planificación del entrenamiento online. Aunque el cupo pueda estar completo en este momento, siempre habrá un acceso mensual disponible, con prioridad para aquellos que toman acción primero. No pierdas la oportunidad de invertir en tu bienestar y maximizar tu potencial. ¡Hazte cargo de tu camino hacia el éxito hoy mismo!